¡Empezó el baile!


Después de todos estos meses hablándoos de la reforma de la famosa escuela, ¡por fin llegó el día de comunicaros que, sí, que ya empezó el baile!


Y empiezo con el plato gordo del post. Familia, ¡los techos de la escuela ya tienen chubasquero! Después de dos días de durísimo trabajo bajo un sol que calienta más que un horno, ¡al fin hemos acabado con la impermeabilización de los techos!

No sois conscientes de la importancia de estos dos primeros días. La República Dominicana es famosa por su sol abrasador, pero al estar en pleno Caribe, puede regalarte lluvias torrenciales en cuestión de segundos. De hecho, aquí nadie sabe cuándo va a llover, pero cuando llueve, las inundaciones, las riadas y los destrozos en las viviendas están al orden del día.



¡Pero eso no ha sido todo! Y es que, como os avisé, en cuanto pisé la escuela mi cabeza se puso a soñar en forma de ideas y proyectos. Ya no sólo pintaremos e impermeabilizaremos, sino que también vamos a meternos a reformar pupitres, sillas, escaleras… y más cosas. Entre el lunes y el martes ya he podido juntarme con un herrero y un ebanista y todo apunta a que pronto comenzarán su cometido.


Mientras tanto, ya mañana por fin comenzamos con la pintura de las clases.

¡Un fortísimo abrazo desde la tierra de fuego! Trabajo, trabajo y trabajo. Emoción, emoción y EMOCIÓN.

¡Pronto os cuento más cositas, pero mil millones de gracias por todo el apoyo que se siente desde tan lejos!

¡VAMOS a por ello!


NUEVIfondoblanco_edited.png